Consejos para papás de niños de 3 a 5 años

Leer con niños de 3 a 5 años

Hoy se sabe que cuando un adulto lee un cuento en voz alta a un niño lo ayuda, entre otras cosas a:

  • asociar la lectura con sentimientos de placer y ternura,
  • aprender sobre las palabras y el lenguaje,
  • enriquecer su vocabulario,
  • aprender sobre diferentes temas,
  • mejorar su capacidad de escucha,
  • conocer el lenguaje escrito y comenzar a reconocer sus diferencias con el lenguaje oral.

A la hora de seleccionar libros…

Los niños de esta edad se sienten orgullosos por sus logros. A muchos les gusta leer historias o cuentos sobre niños pequeños como ellos con experiencias similares.

Disfrutan de historias con una trama simple que ellos puedan volver a contar con sus propias palabras.

También les gustan los libros con patrones de rimas repetitivas y predecibles, que les permitan participar en la lectura.

Como están aprendiendo a escuchar y a comprender, es recomendable leerles libros más extensos con ilustraciones y también libros con capítulos para leer en varios encuentros.

Por su curiosidad, también les interesan los libros con información sobre diferentes temas, con datos y explicaciones.

Algunas sugerencias para leer en voz alta

Presente el libro: lea el título, el autor, el ilustrador.

Conversen sobre la portada y pregúnteles sobre qué creen que tratará el libro.

Sugiera que pongan atención en algunas cosas que podrían ver o escuchar.

Al leer, siga la lectura con su dedo, marcando las palabras que lee.

Repita las palabras y rimas interesantes durante la lectura y en cualquier otro momento.

Al finalizar la lectura, conversen sobre lo leído, expresando sus opiniones y sentimientos.

Proponga algunos juegos a partir de la lectura, como dibujar, armar títeres o representar el cuento leído.

Fuente: Fundación Leer, www.leer.org

Consejos para iniciar a los más chiquitos en la lectura

Niños de 0 a 3 años

En la actualidad se sabe, a través de diversas investigaciones, que los niños comienzan a construir conocimientos sobre la lengua escrita en los primeros momentos de la vida, desde que nacen.

Los bebés están preparados para comenzar a disfrutar de los libros, las lecturas, las rimas y las canciones. En su hogar usted puede compartir actividades sencillas para apoyar el desarrollo intelectual y afectivo de su hijo, desde bebé: Lea en voz alta a su bebé cada día durante unos pocos minutos.

  • Lea un poco más cada día a medida que note que su bebé está interesado.
  • Señale y nombre las ilustraciones de los libros.
  • A medida que su hijo aprende a hablar, propóngale nombrar las cosas que ve en los libros.
  • Destine cada día un momento para leer y compartir libros con su bebé. Haga que esto forme parte de la rutina del niño.
  • Comparta rimas y canciones de cuna. Puede recorder las de su propia infancia.

Ofrézcale libros adecuados para su edad:

  • Libros de tela, goma o cartón con páginas gruesas que pueda manipular.
  • Libros con objetos familiares para nombrar.
  • Con historias simples protagonizadas por niños de su edad.
  • Con rimas y juegos de palabras.

Fuente: Fundación Leer, www.leer.org

Consejos para fomentar la lectura en niños de 5 a 8 años

Niños de 5 a 8 años

Desde el jardín de infantes hasta tercer grado, usted podrá observar importantes cambios en las habilidades de lectura y de escritura de sus hijos.

Ellos no sólo aprenden en la escuela. Usted también puede hacer muchas cosas para ayudarlos y entusiasmarlos con la lectura y la escritura. Estas son algunas cosas que usted puede hacer para disfrutar junto con sus hijos y ayudarlos en la lectura:

  • Comparta lecturas en voz alta. Puede leer usted o, si está de acuerdo, pueden alternar leyendo una oración o párrafo cada uno.
  • Realice esta actividad mientras sus hijos la disfrutan y lo desean, aunque sea un periodo breve. Es importante que lo disfruten y no sea una obligación.
  • Deje mensajes escritos para que sus hijos los descubran y lean.
  • Llévelo a visitar librerías, ferias de libros y bibliotecas.
  • Compartan un libro y luego la película basada en ese texto.

Ponga a su disposición:

  • Libros con textos breves y sencillos que ellos mismos puedan leer.
  • Libros que usted ya les haya leído cuando eran más chicos y ahora pueden leer por sí mismos.
  • Libros de variados generos: cuentos, poemas y de divulgación (por ejemplo, sobre temas que les interesen: animales, hobbies, autos, etc.).

Fuente: Fundación Leer